martes, 27 de diciembre de 2016

La "investigación académica" es una distracción socialista financiada por el populismo keinesiano de derecha




 


Para entender este concepto se debe conocer a quiénes crearon el "comunismo" y exterminaron 1.500.000 intelectuales rusos... Quienes son, por lo tanto, los que acaparan para sí el conocimiento y mantienen entretenidos a miles de estudiantes y profesores, en el mundo de la "información" pues la investigación académica en humanidades no da frutos (y si los da son frutos medidos y controlados) y mantiene entretenidos en los laberintos de la enfermedad enciclopedista a quienes sólo pueden restringir la forma y el contenido de sus escritos y pensamientos al rigor de las "leyes ISO 9000" a que su escritura académica está sometida. Toneladas y toneladas de basura europea son vertidas en reemplazo de la mayoría del poco conocimiento generado. Revistas académicas filtran y re filtran la publicación de cualquier cosa que no cumpla con obsesivos requisitos formales: cantidad de palabras o miles y miles de citas que se suponen excluyentes y que en última instancia reemplazan y anulan la voz propia de un intelectual. Todos así, encaminados y encasillados, hablarán un “mismo lenguaje académico” que garantice, no sólo que todos se entiendan, sino que todos crean que no están diciendo nada que los desprestigie, nada que se desplace, nada que los ponga en riesgo. Así se conforma y forma una comunidad (en el sentido más común de la palabra) una comunidad que antaño fue exterminada y que hoy sobrevive en los límites de un marco teórico ajeno, diría, irreconocible para ella misma. La investigación académica es un bucle recursivo que se mantiene autoinmune de sus propias ideas, es el infierno del"copy paste". Se escucha a los profesores decir "lo que se publica es todo igual" ¿La crítica? Ah, si, la que se formula en sus mismos términos. Esto ha dado como resultado un modelo hiper filtrado, la universidad es ya un “conservatorio” que dispensa a mansalva el ideario europeo: un conservatorio de la basura europea diseñada para entretener a los supuestos investigadores de grado, los mismos que venden y arman diccionarios de indoeuropeo (¿) ¿cómo se puede hacer un diccionario de una lengua conjetural? Que superes la himnopedia, la hipnosis enciclopédica, será sumamente improbable pues el mundo académico trabaja con lo que "se le parece" perdiendo contacto con lo que no conoce: lo que no conoce no existe si no está citado en algún libro, éste último aún más importante que la prueba. No hay ni habrá atajos para el conocimiento, la maraña ha sido tendida y homologada, pilas y pilas de títulos, posgrados y masters, verdaderos prontuarios que anteceden a la persona (persona que ya ha quedado velada en la escritura académica) prontuarios que garantizan de quién proviene y qué se puede esperar: confiabilidad, fuentes de una cadena de eventos que continúan una tradición restrictiva. La ciencia también es esto pero sin cultura. ¿Te dicen que el problema debe estar enfocado? En realidad te restringen a la unilateralidad necesaria que garantice la desconexión del problema. ¿Te insisten con que debes “detectar”? ¿cuál será el riesgo de enfocarse? y luego debes luchar para probar que lo que detectaste es posible, es viable ¿de nada sospechás? ¿cuál es el margen y en qué condiciones se critica? A dónde van los sociólogos, a dónde van los antropólogos, a dónde van los filósofos, quién creen que creó el periodismo y la “filosofía política”.
La abrumadora masa de basura europea, el regodeo de lo antiguo, la distracción por lo correcto es el estrago institucional, la falta de creatividad analítica, todo queda circunscripto a toneladas y toneladas de “sanata autóctona”. ¿Qué quedará de ti después de este adiestramiento? quedará una doctrina que dicen método, quedará un núcleo prejuicioso que juzgará en automático, un método que no se reconozca como la despersonalización de lo profundo; quedará una superficie alisada por la homogeneidad de tu rigor faquirizado por los protocolos. Y habrá seminarios,y habrá carrera de ostáculos y habrá mesas donde no se discute nada, donde se exhibe lo igual, lo parecido, la abstracción de la cita. Todos dirán lo mismo de Parménides y lo diferente de Platón, en una compulsa anodina, como anodino es un erizo privado de sus puntas. Y sumarás  a tu tedio el tedio centrípeto de no ser sino encubierto de confusiones teóricas alineadas con lo ya "masticado" por fulanos europeos, esos, que ya pensaron todo por ti.



Daniel Battilana

No hay comentarios:

Publicar un comentario